VUELO DESDE “EL COLL DE LILLA-CASTELLFOLLIT DEL  BOIX”

 

 

            Sábado 27 de mayo del 2000

 

Son las 12.30 y PACO me pasa a buscar por el trabajo, cogemos los vehículos y los bártulos y dirección al ateriizaje del Coll de Lilla, donde están el resto de compañeros de vuelos, LUCIANO, TINO, JORDI y PEDRO. Observamos la manga del aterrizaje encarada de mestral, Nor-Oeste, y algo fuertecilla 20-30 Km/h y les digo a todos que dentro de una hora o una hora y media ya podremos estar volando. Son las 12.50, así que empezamos a subir hacia el despegue, llegamos y son las 13.10, las antenas de la cara norte de Miramar no silban, eso quiere decir que la cosa puede estar bien. Así que cojo el parapente y me dirijo al despegue (25 metros de paseo). Preparo el equipo por si acaso en un rincón cerca del despegue, está algo sotaventado y se puede abrir el ala sin miedo a que se te la lleve el viento. Lo tengo todo listo y como no tengo paciencia y veo que las condiciones están bastante bien me decido a salir, inflo la vela y primer intento fallido, a los 30 segundos ya vuelvo a tener la vela inflada y encima de mi cabeza controlada y lista para volar, despego. Son las 13.30 h. Me quedo jugando en el despegue y voy subiendo poco a poco hasta que pillo una térmica suave (+3 o +4) que la voy girando hasta lograr una altura de unos 1350-1450 m sobre nivel de mar, (600-700) sobre despegue. Veo despegar a Xavi Martí que acababa de llegar cuando preparaba la vela, y luego van saliendo Pedro, Tino y Luciano ya son las 14.00, al cabo de un rato despegan los dos que faltaban, Paco y Jordi. Yo ya llevo ½ hora de vuelo y no he bajado en ningún momento de 1100 m. Entonces veo a Tino que va cogiendo altura a la derecha del despegue y llega a mi altura y me supera así que opto por seguirlo y aquí empieza el viaje. Aparece una formación de nubes increibles en la plana de Valls que se acercan a la ladera, la confluencia acaba de llegar. Vamos a la ladera de sur a la altura de Figuerola donde hay una buena térmica que nos pone un techo de 1650. Las nubes se forman por el sur y por debajo nuestro, mientras que al norte y nor-este está todo bastante despejado, así que dirección y objetivo IGUALADA. Jordi nos anima a que nos larguemos, que la recogida está asegurada y es lo que hacemos. En el paso de Cabra del Camp, las nubes que vamos dejando atrás llegan a la ladera del Coll de Lilla, y está tapada por la nubes que se han formado debajo de nosotros. Tino, siempre delante me va marcando las térmicas que recodaba de la ruta anterior que había hecho hace aproximadamente un mes. Es increible, él delante de mí, yo un poco más rezagado cogiendo altura 1500 y se forman nubes enfrente mío que me impiden  verlo, así que con un +1 cojo toda la altura posible y atravieso la nube por el lado que está más al norte que es la parte visible, la paso y veo a Tino a mi derecha a unos 50 m por encima mio. Y seguimos adelante, siempre con la confluencia, eso hace que nos mantengamos con unas alturas que van de 1650 a 1750. Un ciclo bajo hace que nos separemos, mientras que Tino va buscando la confluencia yo me adelanto esperando coger alguna cosa, pierdo casi toda la altura que tenia quedándome a unos 900 m y ya estoy buscando algún lugar para aterrizar y de pronto un +6.5 girable me pone de nuevo en mi lugar alcanzando la máxima altura 1900 m. Mientras tanto Tino también ha cogido esa altura y llega hasta donde yo estoy acompañado de la confluencia así que con ella vamos derivando hacia Igualada. Con una altura de la leche vemos a unos 2-3 Km Igualada, y así que seguimos derivando con la confluencia, y de pronto vemos aparecer los 2 primeros veleros, y decidimos alejarnos de ellos, vemos una nube formada a 1 km de donde estamos dirección este, y vamos a por ella, un fallo que casi nos cuesta el vuelo, perdemos toda la altura que habíamos logrado hasta ese momento, yo me quedo con 850m en un sotavento y Tino que va mas bajo que yo decide ir a buscar una ladera llena de cables a ver que pasa y buscando un  aterrizaje lo más cerca de una carretera. Yo en el sotavento voy recibiendo hasta que encuentro una térmica de sotavento (+4) constante y girable que me lleva hasta los 1350 m, mientras tanto Tino ha encontrado algo girable antes de las líneas que lo gira y el premio es una térmica que lo sube hasta donde yo estoy y de nuevo juntos. Sin darnos cuenta ya estamos a la derecha de Igualada girando y derivando hacia Montserrat, pero de pronto surge un problema, hay 6 u 8 veleros, otro que despega del campo de Igualada arrastrado por una avioneta, y alrededor nuestro se empiezan a formar nubes que impide que los veleros nos vean, y optamos por abandonar aquella ascendencia y encararnos a Montserrat, nuestro nuevo objetivo. Pero el velero que había despegado arrastrado por la avioneta, pasa por debajo nuestro y se desengancha en la dirección que habíamos tomado. Así que media vuelta y dirección hacia las paredes que hay al noroeste de Igualada, si llegamos estamos salvados y nos propondremos dirigirmos a Manresa. Las condiciones aflojan al taparse el sol por nubes altas, y nos ves a 2 parapentes y 5-6 veleros girando casi todos en el mismo sitio. Tino va derivando un  +0.5 ó +1 que le hace mantener altura, yo en cambio no encuentro nada y busco un lugar para aterrizar, aterrizo a unos 500 m del cruce de Maians- Castellfollit del Boix, carretera Igualada- Manresa pasando por  Ódena a unos 6 km de Odena. Tino con esa térmica que iba girando, podía haber alcanzado las paredes del noroeste de Igualada pero aterrizó conmigo viendo que yo ya había acabado el vuelo.

            Recogemos los equipos ya son las 16.40, o sea que 3 horas de vuelo, y a comer. Agradecer la recogida a Jordi que después de un vuelo en Belltall nos vino a recoger y a todos los compañeros.

 

            Conclusiones: Hecho este vuelo, y tal como estaban las condiciones ese día, creo que es posible llegar con relativa facilidad hasta Manresa (Hola Xevi) y de ahí a ver si es posible el sueño de los de la zona de Tarragona, Vuelo “ COLL DE LILLA-BERGA”.

 

            Tino Gallart

            Vela: Bonanza de Gin Gliders.

Javier Segura

            Vela: Ventus de Swing.